TheHorse.com en Español: El Otoño Trae Desafío Para el Diagnóstico y Manejo de la Enfermedad de Cushing

This is one of a series of articles translated as part of our partnership with A Caballo, an equine publication based in Mexico, and Jorge Murga, DVM. Keep an eye on TheHorse.com for more Spanish-language resources coming soon. Read a longer version of this article in English.

Preguntas o comentarios en español puede ser enviado a News@TheHorse.com.

 

 


l frío del otoño no solo significa que a su caballo le crecerá más el pelo. También significa que tendrá en el plasma altos niveles de la hormona adenocorticotropa (ACTH), lo cual, en conjunto con otros factores, puede desencadenar laminitis. Los veterinarios recomiendan a los propietarios hacer pruebas, monitorear y manejar cuidadosamente a los caballos con problemas en esta parte del año, saber los niveles  de ACTH y los efectos que puede haber sobre los caballos con problemas.

Ya que altos niveles de ACTH puede ser indicativo de enfermedad  de Cushing, también llamado "disfunción de la parte intermedia de la pituitaria" o PPID, los veterinarios a menudo usan este parámetro como prueba de la enfermedad.

Sin embargo el aumento en ACTH también ocurre en caballo sanos entre Septiembre y Enero y puede causar falsos positivos.

"Generalmente recomendamos no hacer prueba para la enfermedad de Cushing (para propósito de diagnóstico) durante estos meses, dijo Anne Wooldridge, médico veterinario, profesor asisten de medicina equina de la Universidad de Auburn. Ella mejor recomienda a los propietarios de los caballos ya viejos que exhiben cualquiera de los signos clásicos de Cushing durante los meses de otoño, trabajar con su veterinario para determinar si debieran hacerse exámenes o tratar los caballos hasta que el diagnóstico sea confirmado. Los signos clínicos de la enfermedad de Cushing incluyen entre otros síntomas crecimiento excesivo del pelo, pérdida muscular y depósitos anormales de grasa.

Los caballos con la enfermedad de Cushing están con más riesgo de padecer laminitis, pero la condición puede desarrollarse en caballos normales también.

Beth Kennalley, del rancho Rehabilitación para Laminitis (The Founder Rehab Ranch) una organización  de rescate cerca de Clayton, Calif, se enfoca a caballos con laminitis y desórdenes metabólicos, evita la alimentación con heno que pudiera causar elevación crítica de ACTH y recomienda analizar cada partida de heno.

"Deshechamos menos del 10% del azúcar total y de almidones de los carbohidratos no estructurados" dijo. Si esto no es posible, remojar el heno en agua fría por una hora, pudiera remover hasta un tercio del azúcar. 

"Caballos viejos y esos que empiezan a desarrollar signos típicos del Síndrome de Cushing tienden a elevar (los niveles de hormona) lo cual puede llevar a episodios inexplicables de laminitis durante el otoño," dijo Eleonora Kellon, médico veterinario, co-propietaria del grupo Yahoo de caballos con enfermedad de Cushing y resistentes a la insulina. "Esto puede ocurrir por años antes que el caballo desarrolle los cambios clásicos en la capa de pelo o dé positivo en otra época del año. Recomendamos tratar estos caballos con pergolide (pergolide mesylate, un fármaco común para el tratamiento de PPID) por lo menos durante el tiempo de mayor peligro. El puro control de la dieta no es suficiente.


Traducción: José de la Paz Casillas, MVZ

About the Author

Jennifer Walker

Stay on top of the most recent Horse Health news with FREE weekly newsletters from TheHorse.com. Learn More

Free Newsletters

Sign up for the latest in:

From our partners